Las razones para amar y odiar la sangría


Vasos de sangría

Primero vi los efectos de beber demasiado alcohol en fiestas de verano en mi ciudad natal de Milmarcos. Un sábado trajeron una charanga para amenizar la calle, y detrás había un carrito de dos ruedas en el que pusieron dos grandes barriles de plástico llenos de sangría. 

El punto es seguir a los músicos y regar a la multitud. Se necesitaron dos personas para sacar esa urna en movimiento, todos llenaron sus vasos mientras bailaban, y alguien decidió llevarnos a mi prima ya mí a las empinadas calles detrás de la Charanga. Ni que decir tiene que una vez que éramos vacas, nos apresurábamos a las gaseosas que teníamos; Al principio con la infusión sutil, luego con la intensa confianza que aporta el alcohol. Al día siguiente, me prometí a mí mismo que nunca volvería a beber sangría. No recuerdo exactamente cómo caímos, pero todavía tengo una foto del remolque volcado y uno de mis tíos muriéndose de la risa.

Bebidas para compartir

La sangría tiene mala reputación porque la destruimos nosotros mismos. Es un auténtico producto español que ha desfigurado a los españoles, que en teoría lo crearon, pero también nos ha vuelto listos, para alejar a las personas. Sazonado con frutas, hierbas aromáticas, especias endulzadas y en ocasiones fortificado con licor, este vino tiene una historia centenaria que ilumina nuestras celebraciones. Pero también se suma a algunas décadas de fascinación extranjera como resultado de nuestro cambio social hacia los mentores. Cuando quisimos apreciarlo, la costra sobre el maldito vino, que suele combinarse con vino podrido y frutos secos, era tan grande que parecía casi imposible recuperarla. Ahora, ¿qué hacemos con la sangría? Hay siete razones para honrarlo por encima de su leyenda, o prohibirlo para siempre, no lo sé muy bien. 

Bebida natural

Cuando hace calor, es menos probable que bebas vino tinto porque no es una bebida fría. Evidentemente no, pues hemos transformado el vino en un cáliz sagrado intocable e inalterable y debemos beberlo con júbilo shogunato, con un ritual japonés y una súplica de perdón. ¿Más azúcar, romero y canela? ¡Remo! ¿Y más hielo?. Descartamos la sangría como un maldito tipo de vino de mal gusto, y luego abandonamos la difusión del vermut fino, el pionero detrás de la escandalosa tendencia de la ginebra, como si el vermut no tuviera que ser el primo de la sangría, un vino sazonado, dulce e incluso rancio. Pero ahora está embotellado bajo los reflectores de Instagram. Cuánto tuvo que resistir Reus a los italianos. 

Tuvimos que revitalizar la sangría para volver a aprender a beber vino de forma espontánea, en persona, de una manera gourmet relajada y sin tonterías. Y más aún en verano, cuando el cuerpo al sol y la suave brisa despeja el secreto y alienta el amor a todo lo que es luz. No hay nada más excitante que el desprecio. El desapego de la juventud actual hacia el alcohol se debe en gran medida al desplazamiento de su bebida, surgiendo la cerveza como una alternativa sin tener que pasar por una lección de cata previa. 

Es una bebida asesina

Por supuesto, la mala sangría causa estragos en tu estómago, hace que tu intestino se sienta como una trinchera de la Primera Guerra Mundial y provoca el reflujo de una bebida negra que impide el cortejo hasta noviembre, cuando estarás bien. Puede completar el proceso de digestión y respiración. 

Jarra de sangría

La cantidad que todavía sirven muchos chiringuitos contiene alcohol infernal, azúcar suficiente y fruta. En la versión nocturna, que se sirve para la cena en la terraza, la sangría a menudo se condimenta con una taza de jarabe azucarado o vodka destilado en un inodoro gulag que puede ser disfrutada en chilis a domicilio para bebidas

Un sorbo de la planta de sangría de este origen medicinal del siglo XIX te convertirá en un austrohúngaro de un solo golpe. Mi prima, de nuestro baptisterio rural en Milmarcus, pasa el verano yendo a ver a Marcia Radetzky paseando por la casa con un pijama raído y un casco con dientes y la cara sucia. Si mencionas la sangría o incluso la fiesta de San Roque, reproducirá en su cabeza la Batalla del Somme y se tapará la cabeza entre gritos.