Los platillos italianos más icónicos


gelato italiano

Lo más difícil de visitar Italia es que no puedes comer todos los platillos italianos que tiene para ofrecer. Todos los días tendrás que lidiar con la difícil decisión de elegir que comer. Y es que hay una gran variedad de especialidades regionales además del postre y las bebidas.

Antes de que empieces a entrar en pánico, te comparto una pequeña lista de platillos italianos para que pruebes en tu viaje.

Pizza

Este clásico italiano cuenta con las 3 B es buena, bonita (o tendríamos que decir deliciosa) y barata, este platillo lo puedes encontrar en cualquier restaurante italiano de Nápoles, lugar que es conocido por ser donde se agregó por primera vez la salsa de tomate a esta receta.  Hoy en día, hay esencialmente dos tipos de pizza para elegir en Italia: pizza al estilo napolitano o pizza al estilo romano.

La pizza al estilo napolitano tiene una masa gruesa y esponjosa. Tiende a tener un diámetro un poco más pequeño porque la masa no se ha extendido tanto y llena más.

La pizza al estilo romano tiene una corteza delgada como el papel y es muy crujiente. Tiene un diámetro más grande pero generalmente es más liviana. 

bistec a la florentina

Lasaña

La lasaña es un tipo de pasta ancha y plana, generalmente horneada en capas en el horno. Como la mayoría de los platos italianos, sus orígenes son muy discutidos, pero al menos podemos decir que viene dela región de Emilia-Romaña, donde se transformó de la comida de un hombre pobre a una comida rica llena de salsa de carne.

Tradicionalmente, la lasaña no se hacía con tomates solo ragú, salsa bechamel y queso, generalmente mozzarella o parmesano o una combinación de los dos. Incluso hoy en día, solo se usa un poco de tomate o salsa de tomate en un ragú tradicional, a diferencia de la mayoría de los platos italoamericanos, que básicamente nadan en salsa de tomate.  

Si bien puedes encontrar lasaña en toda Italia, no hay nada como probar el suculento plato en Emilia Romagna con fideos caseros, ragú fresco.

Bistec a la florentina

Un bistec a la florentina, se trata de un bistec de al menos 5 centímetros de grosor, como el lomo de una vaca Chianina criada en la Toscana. Este se cocina de 5 a 7 minutos por cada lado, dependiendo del grosor, hasta que se cueza por fuera y quede en término medio o tres cuartos por dentro.  

Gelato

¡Ningún viaje a Italia está completo sin gelato! Si tienes la tentación comer varios al día, no te preocupes, es totalmente normal comer helado en Italia, especialmente en verano, esta es una de las principales razones para visitar Italia.

Aunque gelato se traduce como “helado”, no es exactamente lo mismo. Por ley, el gelato tiene mucha menos grasa de mantequilla que el helado: alrededor del 4 al 8 por ciento. El bajo contenido de grasa significa que el gelato se sirve un poco más caliente y tiende a derretirse en la boca más rápido, también intensifica el sabor y le da una textura más aterciopelada.

En segundo lugar, el gelato tiene una densidad mucho mayor. Al helado regular se le agrega aire y agua para aumentar el volumen y el peso. Desafortunadamente, estas adiciones también lo hacen menos sabroso. 

Estos son solo algunos de los platillos italianos de los que puedes disfrutar. Cuéntanos en los comentarios cuál es tu favorito.