La increíble historia del frappuccino


frappuccino

George Howell de Coffee Connection, soñó con una bebida que sirva como una versión del postre helado de Italia, el granizado de capuchino. Andrew Frank, gerente de marketing de Howell, lo llamó frappuccino.

Muchas personas no pueden imaginar que un frappuccino sea otra cosa que una bebida dulce y fresca cubierta con una tapa abovedada, crema batida y popote verde. Pero la realidad es que Starbucks no se atribuye el mérito de haber inventado esta bebida icónica.

Quédate a leer esta información interesante sobre tu bebida preferida; pide tu frappuccino y aprovecha todos los beneficios que te brinda la tarjeta de cliente frecuente. Puedes adquirir una bebida gratis el día de tu cumpleaños, una pieza de panadería por cada 100 estrellas acumuladas y otro tipo de excelentes bonificaciones.

frappuccino de Starbucks

El creador de esta bebida

Fue durante el verano de 1992 cuando una cafetería con sede en Cambridge, Massachusetts llamada Coffee Connection distribuyó cupones para su nueva bebida helada llamada frappuccino.

Los clientes se enamoraron rápidamente de la bebida. El entonces propietario, George Howell, dijo que la gente hacía fila en la puerta para tomar su frappuccino.

Howell fue uno de los pioneros del movimiento de cafés especiales de Estados Unidos durante los años 70 y 80. En 1989, se fue de viaje a Seattle para explorar el comercio del café.

En su viaje descubrió un capuchino helado preparado con una máquina de granito. Cuando lo probó, encontró una bebida simple pero fantástica, y en ese momento, supo que iría a lo grande.

Howell volvió a Coffee Connection y junto con Andrew Frank, su mano derecha, desarrollaron la mezcla a la perfección.

El secreto del frappuccino que crearon fue equilibrarlo para garantizar que no haya cristalizaciones en la textura. Debe ser muy suave, casi similar a un helado suave pero diferente.

El frappuccino hace historia y es adquirido por Starbucks

En 1992, Coffee Connection, que también preparaba otras bebidas de café como el espresso, comenzó a distribuir cupones como un medio para anunciar su última bebida en su tienda de Harvard Square.

Cuando llegó 1993, esta bebida despegó, y Howell comenzó a vender Frappuccinos en sus diferentes tiendas en Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York y Connecticut.

Howell decide reemplazar las máquinas de granito con las máquinas de helado de servicio suave para satisfacer la demanda, y cada lote se mezcla y se elabora fresco.

Starbucks adquirió The Coffee Connection en 1994 junto con el nombre frappuccino que Howell ya había registrado como marca. Starbucks aplicó este título pegadizo a su propia receta y lo vendió en todo el país y en Canadá en 1995. ¡El resto es historia!