¿Qué es la salud financiera?


Que es salud financiera

Cuando consideras el estado de tu salud, probablemente pienses primero en tu salud física y luego en tu estado mental o emocional. Pero otro aspecto importante del bienestar es tu salud financiera, algo para lo que quizás no necesite un médico, pero que afecta tu vida cotidiana y tu futuro.

La salud financiera es el estado actual de tu situación monetaria, como tu crédito, deuda, ahorros, inversiones e ingresos. Si bien este concepto se enfoca en el estado de tus finanzas, sus implicaciones lo abarcan todo; el estrés de la mala salud financiera puede terminar afectando la salud física y mental. Aquí te mostramos cómo evaluar este elemento y mejorarla.

¿Cómo funciona la salud financiera?

Ser financieramente saludable significa tener la seguridad económica suficiente para manejar los gastos esperados e inesperados. Alguien que goza de este elemento puede pagar las facturas esenciales, tiene amplios ahorros para una emergencia y puede pagar sus obligaciones de deuda. Si esto no describe tu presente, es posible que tu salud financiera necesite algo de trabajo.

Este sentimiento puede mejorar o disminuir con el tiempo, y también puede diferir de una persona a otra. Por ejemplo, tu puedes sentirte financieramente saludable con algunos ahorros y deudas de tarjetas de crédito, mientras que otra persona puede sentir que su deuda es tan grande que perjudica su salud financiera.

¿Cómo puedo mejorar mis finanzas?

Si tu salud financiera necesita un impulso, aquí hay algunas maneras de comenzar.

Conquistar la deuda: Si la deuda te está agobiando, elabora una estrategia de pago de la deuda para tenerla bajo control. No tengas miedo de preguntar a los acreedores si te permitirán un plan de pago. Si realmente tienes dificultades, considera reunirte con un asesor de crédito.

Obtén un presupuesto: Una de las mejores maneras de organizarse y mantener la salud financiera es crear un presupuesto. Al realizar un seguimiento de lo que entra y sale, estarás mejor equipado para ahorrar dinero, pagar deudas y alcanzar otras metas.

Ahorra e invierte para el futuro: Encuentra formas de trabajar hacia metas futuras, ya sea a corto plazo, creando un fondo de emergencia o ahorrando para el pago inicial de una hipoteca, o a largo plazo, invirtiendo en una cuenta de jubilación.

Centrarte en el crédito: El crédito es un componente crucial de tu salud financiera. Determina tu elegibilidad para una variedad de productos, objetivos y decisiones en la vida, así que asegúrate de revisar tu informe de crédito, disputar cualquier error y buscar margen de mejora.

Considera inscribirte para el monitoreo de crédito gratuito a través de diversas aplicaciones, para que puedas realizar un seguimiento de cómo tus esfuerzos dan sus frutos para mejorar su puntaje y tu salud en general.

¡No dejes de revisar la información que tenemos para ti en este blog! De esta manera, conseguirás mejorar tu salud financiera y aprenderás a llevar tus finanzas al siguiente nivel.