Babà napolitano, un postre italiano


babà napolitano

Nada mejor para terminar tu comida que con un postre italiano, además del tiramisú existen distintos postres de este país como lo es el babà napolitano.

El babà siempre ha sido considerado uno de los postres clásicos de la comida italiana y todo el mundo lo considera originario de la ciudad napolitana. Pero, ¿cuál es el origen de babà? ¿De dónde viene realmente este postre?

¿Dónde nació el babà ?

Este postre no se originó en Nápoles, sino en Polonia. El inventor parece haber sido Stanislao Leszczyński, rey de Polonia hasta 1736, conocido por ser un gran amante de los dulces.

Se dice que el rey no tenía dientes, lo que le dificultaba comer y los dulces típicos le resultaban demasiado secos: es así que tuvo la idea de hacer un postre empapado en ron. Esta receta fue perfeccionada por el pastelero Nicolas Stohrer, al servicio de Maria Leszczyńska, hija de Stanislao y Reina de Francia.

Según otra versión el rey era un hombre de mal genio que solía arrojar lo que no era de su agrado contra paredes y muebles: en el saco del babà cuentan que se estrelló contra una botella de ron, quedando empapado en licor y así fue del agrado del rey.

babà napolitano con crema batida

El nombre babà 

También se debate el origen del nombre original, babka: según algunos, el rey Estanislao era un apasionado lector de “Las mil y una noches”. Entre los muchos personajes de esa colección de cuentos, lo que más le llamó la atención fue el protagonista de la historia de “Ali Babà y los cuarenta ladrones”. Así que cuando inventó su postre suave y esponjoso, le puso el nombre de su héroe favorito.

 Otra versión, quizás más creíble, se refiere a la forma de las faldas que usaban las mujeres de la corte de la época. Lo cierto es que este nombre se convirtió en babà en francés y en napolitano babbà.

 El babà en París 

Como se mencionó, el babà llegó a París gracias a la hija del rey Estanislao, María y su pastelero, Nicolás Stroher. En muy poco tiempo, se convirtió en la especialidad de la pastelería parisina de la Rue Montorgueil. Los pedidos abundaban y de la tienda de Stohrer. 

¿Cómo llegó el babà a Nápoles? 

Los grandes caballeros napolitanos del siglo XIX enviaban a sus cocineros a París, cuando no los acompañaban, para que aprendieran sobre la alta cocina. Entonces, al regresar a su tierra natal, difundieron el babà con un éxito rotundo.

 El mérito de haber perfeccionado y difundido el arte de hacer este postre, que requiere una particular levadura y una compleja preparación para un excelente resultado, corresponde indiscutiblemente a la ciudad de Nápoles, a la que hoy está unida.

Ahora ya conoces un poco más del babà napolitano o tal vez deberíamos decir polonés, no dudes en sumar este postre a tu lista de comidas para probar en Italia, también te recomiendo consultar que no hacer en Italia. Cuéntanos en los comentarios cuál es tu postre favorito.